credito-vehicular-peru-auto-1

El crédito vehicular en Perú cierra el 2016 con aumento del 16 %

El 20% de autos se compra con un crédito vehicular, el reto es convencer a las personas que está forma de pago es la más conveniente

Dante Lindley, gerente de banca seguros y crédito vehicular BCP

 

Por: Dante Lindley, gerente de banca seguros y crédito vehicular

 

 

 

En el último trimestre hemos podido notar una recuperación del sector automotor, que ha crecido 2 % con respecto al 2015. Vemos con expectativa esta mejoría y esperamos que crezca un 7 % al término del 2017. Con un índice de motorización de 70 autos por cada 1000 habitantes (en países vecinos llega a 180 por cada 1000 habitantes), el potencial de venta de vehículos ligeros en Perú todavía es grande y el crédito vehicular es uno de los principales factores para que estas proyecciones se concreten.

En cuanto a crédito vehicular, los saldos que nos deja el 2016 nos indican un crecimiento del 16 % si los comparamos con los del año pasado, impulsados por un mayor ticket promedio. Sin embargo, solo el 20 % compra un auto con este sistema de financiamiento en el Perú mientras que el 30 % adquiere un vehículo con alguna forma alternativa (crédito personal, fondos colectivos, etc.) y 50 % lo hace al contado.

Nuestro gran reto , para el 2017, es transformar esa realidad y hacer que cada vez más personas compren un auto a través de un crédito vehicular ya que es la forma de financiamiento más conveniente y económico, con respecto a otros sistemas.

Como primer paso debemos hacerle entender a las personas que comprar un vehículo al contado no es una inversión, ya que el carro se considera un gasto y pierde valor con el tiempo. Invertir todos tus ahorros en algo que valdrá la mitad en cinco años, no es una gran decisión.

Para tener una idea más clara. El promedio del crédito vehicular solicitado está alrededor de los S/ 57,500 (US $ 17,000) lo que significa que el valor del auto financiado promedio es de S/ 72,250 (US $ 21,250), el cual ha crecido los últimos tres años básicamente por el crecimiento del ticket promedio y porque los vehículos de alta gama están buscando llegar a segmentos más masivos con un precio de entrada más asequible. Con estos cambios ya no es un lujo en pensar en hacer realidad el sueño del carro propio.