Conducir en Mal Clima

¿Qué es la conducción defensiva y por qué es necesaria?

A la hora de conducir, muchas personas creen que los accidentes son simple mala suerte. Pero realmente, hay una serie de factores que nos hacen más o menos propensos a sufrir un accidente en el camino. Así que es hora de ser sinceros con nuestros hábitos de manejo, aprender sobre buenos hábitos para ser mejores conductores y ser menos susceptibles a este mal rato.  

La primera etapa: antes de salir

Los buenos conductores tienen en buen estado su carro. Aquí te enseñamos cómo reconocer si realmente está preparado para situaciones adversas.

Manejar en Condiciones Adversas Llantas     

El labrado de las llantas debe ser de al menos 2mm de profundidad por eso cuentan con un medidor para que los conductores sepan cual es el labrado de sus llantas.

La presión de inflado está en la medida justa. Es necesario revisarlo frecuentemente.

¿Por qué es necesario?

El labrado facilita la evacuación de agua por debajo de la llanta. Si fueran completamente lisas, “flotaríamos” en el agua y esto es peligroso. Manejar en lluvia o pasar sobre charcos sin llantas en buen estado es muy riesgoso. Si las llantas están con presión de inflada baja es más fácil patinar.

Manejar en Condiciones Adversas Plumas

Es recomendado cambiar las plumas frecuentemente, por lo general cada seis meses.

¿Por qué es necesario?

Plumas en buen estado limpian perfectamente el parabrisas. Es un error muy común. 

– Desempañador

¿Sabes usar correctamente tu desempañador?

Manejar en Condiciones Adversas ¿Por qué es necesario?

Los primeros  minutos de lluvia son los más peligrosos para conducir. La suciedad de la calle se mezcla con al agua y se forma un aceite jabonoso y los peatones corren para no mojarse. Los autos también juegan su rol, muchas personas no saben usarlos y el carro se empaña, dejando la vista completamente nublada.

– Luces

Es necesario tener las luces bajas, altas, traseras, neblineras en buen estado pero es más importante reconocer las diferentes ocasiones para utilizarlas.

Manejar en Condiciones Adversas ¿Por qué es necesario?

En el caso de neblina es importante mantenerse con luces bajas o mejor todavía las neblineras. Las luces intensas sólo dificultan más nuestra visión y molestan a los otros conductores. Cuando vamos en una carretera muy oscura, es necesario bajas las luces altas a 200m de otro vehículo. Incluso si el carro que viene en contrasentido no las apaga. Muchas veces somos víctimas de la rabia del momento y prendemos las luces para darles una lección. Nada más peligroso que dos conductores que no pueden ver hacia dónde van.

– Parabrisas

La visión es lo más importante, el parabrisas debe estar siempre limpio.

Manejar en Condiciones Adversas ¿Cómo cuidarlo?

Limpiar el parabrisas con la mano es el peor error, incluso los trapos y franelas pueden ser una mala idea. Es necesario comprar productos especiales para la limpieza del parabrisas para que no se refleje toda la suciedad mientras conducimos.

El siguiente paso: a la hora de conducir

La conducción defensiva implica varias medidas de seguridad. Una vez al volante es necesario mantener 3 segundos de distancia de seguimiento con el vehículo frente a nosotros. No hablamos de metros, sino de tiempo. Estos tres segundos pueden ser medidos con un referente como un árbol o una tienda.

En condiciones adversas, como la lluvia o neblina,  es necesario aumentar esa distancia a 5 segundos. Gracias a esto conducimos más despacio y estamos más atentos a cualquier acontecimiento.

El minuto crítico

Lo ideal es no llegar a este momento, pero en caso de accidente es necesario saber cómo reaccionar:

  1. Manejar en Condiciones Adversas Revisar que estemos bien. Muchas veces por la adrenalina no sentimos fuertes heridas o fracturas y nos apresuramos a salir del vehículo. Revisar todo el cuerpo antes de salir
  2. Asegurar la zona del choque. Antes de ayudar a las personas es importante asegurar que no venga un tercer carro para ocasionar un mayor accidente
  3. Pedir ayuda a emergencias o la policía
  4. Asistir a las otras personas, sin sacarlas del vehículo. A la hora de un accidente debemos asumir que todos sufrieron golpes de espalda o de cuello, y por lo tanto si los arrastramos fuera del carro estamos haciendo un daño antes que un bien. A pesar de que esto no puede ser comprobado, se presume que la situación de los pacientes empeora por la manipulación de personas inexpertas. Si te encuentras en una zona donde la ambulancia seguro está por llegar es mejor esperar a los paramédicos

¿Qué hacer en caso de desastres naturales?

Este tipo de eventos generan pánico. Si te encuentras en un lugar seguro, no es recomendado subir al carro e ir en busca de tu familia. Sin embargo, si el desastre natural ocurre mientras estás al volante, lo prudente es avanzar hasta dejar al carro en un  lugar seguro y continuar el trayecto a pie. Recuerda que las vías deben estar libres para facilitar el paso de las ambulancias.

Basado en Entrevista con Luis Rodríguez, Master en Política y Gestión Ambiental.