Test Drive: Probamos la Geely GS y X7 Sport (Primera parte)

Geely Perú nos invitó a probar sus dos productos estrella en una ruta que superó los 200 kilómetros de recorrido

El prejuicio que se tiene de las marcas chinas cada vez va desapareciendo gracias al desarrollo de productos que empiezan a tener personalidad y que ya muestran una mejor calidad en todo aspecto. Como ejemplo podemos hablar de Geely.

Geely, desde un principio, supo diferenciarse de sus pares chinos por varios factores. El primero porque es la única marca en ese país que se financia con capitales netamente privados, a diferencia del resto, que tienen una financiación estatal.

Otro factor, y acaso el más importante, es la cantidad de inversiones que ha logrado con el paso de los años, adquiriendo marcas como Volvo y Lotus, además de convertirse en el mayor accionista de Daimler AG.

Más en TodoAutos.pe:  Geely reingresa al mercado peruano

¿Y cómo podría traducirse todo esto? Es sencillo. Geely se encarga de darles una mano a nivel económico con el fin de que sigan desarrollando los productos que todos conocemos; a cambio, marcas como Volvo y Lotus brindan ingeniería y tecnología para que Geely pueda aplicarla en sus autos.

¿El resultado? Lo explicamos en una extensa prueba que le hicimos a dos de los modelos de la marca china. Al ser extensa, la dividimos en dos partes, así que empezaremos hablando de la más pequeña: la Geely GS.

LA EXPERIENCIA

El evento consistía en probar dos de los modelos con los que Geely está reingresando a Perú (GS y X7 Sport), en una ruta que superó los 200 kilómetros, desde San Miguel hasta el balneario de Asia y viceversa.

El primer auto que nos tocó manejar fue el GS, en su versión Sport, la tope de gama, que lleva motor de 1,8 litros que produce 133 HP y que va ligado a una caja automática de doble embrague de seis relaciones, además de una interesante apuesta a nivel de equipamiento ligado a la seguridad.

DISEÑO EXTERIOR

Todo entra por la vista, así que lo primero a juzgar fue el diseño exterior. El Geely GS luce muy acorde a la actualidad de la industria, con una figura bastante moderna y que combina rasgos deportivos con el aspecto aventurero propio de crossover. Es, digamos, un hatchback más alto y con cierta musculatura de más.

En esta versión, los faros son halógenos, pero con iluminación diurna LED y van unidos a una simpática parrilla, la cual va sobre una toma de aire en forma trapezoidal. Lo que llamó la atención es que en el sector frontal se prescinda de neblineros y que sí los incluya en la zona posterior.

Más en TodoAutos.pe:  ¿A quién pertenecen las principales marcas de autos?

Por los lados es donde se destaca el aspecto aventurero, gracias a las molduras de plásticos sobre los pasos de rueda y debajo de las puertas, mientras que el sector posterior sigue la línea estética del resto del auto, con un alerón que llama la atención particularmente por tener dos huecos en su interior, un recurso que aporta a la aerodinámica, ya que dejan pasar el aire y a altas velocidades se percibe un mayor aplomo.

DISEÑO INTERIOR

En el interior sí se nota que hubo una participación del equipo de diseño de Volvo a nivel de calidad de acabados y materiales, al punto de que se percibe mejor que en sus pares coreanos o japoneses del segmento disponibles en el mercado peruano.

En cuanto a la habitabilidad, la Geely GS hace gala de un gran espacio interior y bastante bien distribuido gracias a una distancia entre ejes de 2.700 mm, 30 mm más que la X7 Sport a pesar de que esta última tiene una longitud de 4.519 mm de longitud frente a los 4.440 mm de la GS.

EQUIPAMIENTO

Al centro del tablero destaca una pantalla táctil de 8 pulgadas, aunque su ubicación dificulta su visibilidad y, además, su funcionamiento no es del todo intuitivo. Algo similar pasa con el panel de instrumentos, que tiene un display con la computadora a bordo pero que solo puede manipularse a través de un botón desde el mismo instrumental y no con botones en el timón.

A nivel de seguridad, la versión probada, llevaba seis airbags (frontales, laterales y cortina), sensores posteriores y cámara de retroceso, frenos ABS con EBD, control de estabilidad y de tracción, sistema de arranque en pendiente y de monitoreo de presión de llantas, entre otros.

Más en TodoAutos.pe:  A partir de 2019, todos los modelos que lance Volvo serán eléctricos o híbridos

Si miramos el precio (US$ 22.990 en la versión probada), hay una excelente relación con los elementos de seguridad y asistencia a la conducción que nos brinda esta versión de la GS.

COMPORTAMIENTO

Todas las versiones de la Geely GS llevan un motor de 1,8 litros de 133 HP y 170 Nm de par que va ligado a una caja mecánica de seis o automática de doble embrague también de seis velocidades. La versión que probamos lleva dos modos de conducción adicionales al normal: Eco y Sport.

Al salir de la ciudad utilizamos el modo Eco, que realiza los cambios a revoluciones más bajas con el fin de tener un consumo de combustible más reducido. Si bien contiene el consumo en aproximadamente el 10% respecto al modo Normal, el desempeño se ve ligeramente sacrificado, sobre todo cuando toca hacer alguna recuperación.

En el modo Sport, en tanto, la caja estira más las marchas para dar una sensación más deportiva; sin embargo, el mejor desempeño lo sentimos pasadas las 3.000 vueltas, momento en que el motor se percibe mucho más ágil. La caja de doble embrague hace bien su trabajo dentro de sus limitaciones y los pasos de marcha no se perciben tanto, un factor que aporta al confort de marcha.

Más en TodoAutos.pe: Las SUV chinas a las que le deberías dar una oportunidad

En tanto, la suspensión (tipo McPherson adelante y Barra de Torsión atrás) tiene una puesta a punto suave, pero lo suficientemente rígida como para contener los balanceos de la carrocería. Pese a que la versión probada llevaba llantas de 18 pulgadas, no sentimos algún golpe seco al pasar por baches o rompemuelles, mientras que, en la carretera nos brindó la confianza suficiente como para ir a velocidades más altas.

Respecto a la dirección, asistida hidráulicamente, mostró un buen equilibrio en general, siendo lo suficientemente suave en la ciudad como para realizar maniobras en espacios reducidos, y ganando un ligero peso a mayores velocidades, aunque sin llegar a ser del todo precisa. Hablando de altas velocidades, la computadora a bordo emitía una alerta pasados los 120 km/h.

Luego de casi 120 kilómetros de recorrido llegamos al primer punto, lugar donde nos tocaba ponernos al volante de la X7 Sport para regresar al punto de inicio. No te pierdas, la segunda parte de esta prueba y las conclusiones que nos dejó.

Más en TodoAutos.pe: (Parte II) Las SUV chinas a las que le deberías dar una oportunidad

Si quieres recibir nuestro boletín semanal, puedes suscribirte de forma gratuita haciendo clic aquí. Asimismo, no te olvides de seguirnos por Facebook y de suscribirte a nuestro canal oficial de Youtube