Test Drive: Probamos la Geely GS y X7 Sport (Segunda parte)

Continuación de la prueba a dos de los modelos con los que Geely reingresa al Perú. Ahora, al volante de la X7 Sport

Más en TodoAutos.pe: Test Drive: Probamos la Geely GS y X7 Sport (Primera parte)

En la primera parte de esta prueba les contamos nuestras primeras sensaciones a bordo de la Geely GS tras un recorrido de aproximadamente 120 kilómetros. Tras llegar al punto de encuentro, donde se realizó la presentación de los modelos, tocaba volver a manejar 120 kilómetros para regresar, pero ahora al volante de la X7 Sport.

La Geely X7 Sport es más grande que la GS, tiene aspecto más de SUV y un diseño un poco más tradicional, el cual, valga la aclaración, no deja de tener personalidad.

Llega en tres versiones: una con motor de 2,0 litros de 141 HP y caja mecánica de seis; y dos con motor de 2,4 litros de 220 HP con caja automática de seis, aunque la tope de gama viene con tracción integral.

En este caso, nos tocó manejar la versión de entrada (US$ 22.990). Así que, sin más preámbulos, les mostramos nuestras impresiones al volante de esta SUV.

Más en TodoAutos.pe:  Geely reingresa al mercado peruano

DISEÑO EXTERIOR

Lo que Geely está tratando de hacer a nivel estético es dotar a sus modelos con personalidad propia de la casa automotriz. Uno de estos sellos es la parrilla, que, a diferencia de la GS, cambia de tamaño, pero el diseño sigue siendo el mismo.

Pero es por los lados donde este auto gana una importante presencia gracias a sus líneas horizontales y cuya silueta se asemeja ligeramente a la Range Rover Evoque, sobre todo por la forma de la última ventanilla y por la extensión de los faros hacia los laterales.

La zaga destaca por una barra cromada que une a los faros y por una doble salida de escape que, en este caso, sí es realmente doble. Sucede que en la GS también aparentaba ser una doble salida de escape, pero en solo una de ellas había tubo, la otra solo era un adorno para no desentonar en la uniformidad. Ojo con ello.

Más en TodoAutos.pe: Las SUV chinas a las que le deberías dar una oportunidad

DISEÑO INTERIOR

En este caso se trata de seguir la línea mostrada en el GS, con materiales suaves al tacto y un diseño sobrio, pero que no deja de ser atractivo, como la consola central, por ejemplo, a la que se le añaden dos barras laterales, un recurso que no hace más que darle mayor elegancia al conjunto.

Siguiendo con la consola central, esta se encuentra algo inclinada hacia arriba, lo cual aporta a la ergonomía del conductor, pues la palanca de cambios está más al alcance del brazo. Sin embargo, un factor que pudo mejorarse a nivel ergonómico es el ajuste del timón, que solo es en altura y no en profundidad.

Si de habitabilidad hablamos, hay que destacar el espacio de piernas en las plazas posteriores, en las que tres adultos podrán viajar sin mayores inconvenientes, aunque en la versión probada no hay salidas de aire acondicionado ni conectores USB, lo cual resta en materia de confort.

EQUIPAMIENTO

Desde las versiones de entrada, podremos disfrutar de una pantalla táctil de 8 pulgadas, la cual, al igual que en la GS, se encuentra ubicada en una zona en la que no llega a ser del todo visible y cuyo sistema de infoentretenimiento tampoco es de los más intuitivos.

Si bien probamos la versión más básica, hay que mencionar que en la tope de gama el panel de instrumentos es totalmente digital, algo que, por lo general, está disponible en otras marcas de mayor categoría y de manera opcional.

Sin embargo, la versión probada lleva elementos como un freno de mano electrónico con función de Autohold, así como otros asistentes de conducción, como un sistema de asistente de arranque en pendiente, control de descenso, así como frenos ABS con EBD, Control de Estabilidad, señal de frenado de emergencia, entre otros. Y, si de seguridad se trata, de serie tendremos cuatro airbags.

COMPORTAMIENTO

La Geely X7 Sport que probamos es la versión Comfort, de entrada, que tiene un motor de 2,0 litros de 141 HP y 178 Nm de par que va ligado a una caja automática de seis velocidades. En este caso, nuestro primer contacto con este auto fue en carretera.

Lo primero que notamos respecto al GS es que la dirección, eléctricamente asistida, se siente algo artificial y no llega a transmitir del todo lo que pasa en las ruedas. Sin embargo, en materia de chasis, la suspensión (McPherson adelante y Multilink atrás) muestra un buen equilibrio a pesar del tipo de carrocería. No llegamos a percibir algún balanceo o sensación de inestabilidad.

Más en TodoAutos.pe:  (Parte II) Las SUV chinas a las que le deberías dar una oportunidad

En tanto, la caja de cambios mecánica sí la sentimos mejor si la comparamos con la de doble embrague del GS, y se lleva bastante bien con el propulsor de 2,0 litros, aunque el mejor desempeño lo encontramos también pasadas las 3.000 rpm, ya que a bajas vueltas no presenta la agilidad que nos hubiera gustado.

Al llegar a la ciudad, ayuda mucho la dirección electrónicamente asistida, que se muestra bastante suave y perfecta para manipularla en espacios reducidos, sobre todo si tenemos en cuenta las dimensiones del auto (4.519 mm de largo y 1.831 mm de ancho).

Pasa lo mismo con la suspensión, que mostró una puesta a punto suave y pudo copiar bien todas las imperfecciones de la pista.

CONCLUSIÓN

Luego de realizar esta prueba, podríamos decir que Geely reingresa al mercado peruano con fuerza, con productos que no tienen nada que envidiarle a sus pares japoneses o coreanos en materia de diseño, calidad de acabados o equipamiento.

A nivel mecánico, aún no muestra la calidad de estos rivales, es cierto, pero no está lejos de hacerlo, teniendo en cuenta que se han dado pasos agigantados en este apartado en los últimos años y que Geely tiene dentro de su grupo una camada de ingenieros que desarrolla vehículos suecos y británicos.

Si quieres recibir nuestro boletín semanal, puedes suscribirte de forma gratuita haciendo clic aquí. Asimismo, no te olvides de seguirnos por Facebook y de suscribirte a nuestro canal oficial de Youtube